martes, 12 de agosto de 2014

Zapatos de tacón

Durante mas o menos un año, no me he atrevido a gastar dinero en unos zapatos de tacón como Dios manda, porque yo voy y vengo andando al trabajo. Cada viaje son como unos 20 minutos y mis pobres pies se resentían muchisimo. Había días en los que el último viaje de vuelta a casa lo hacía muy despacito porque ya me costaba andar y me sentía ridícula pensando que igual la gente creía que estaba borracha. Al final los metí todos en el armario y no los he vuelto a usar.

Lo he sufrido bastante, ya que no hay nada mas elegante y glamuroso que unos zapatos con tacón, que te tornea las piernas de manera que lucen mas esbeltas y transforma los andares en elegancia. Hasta unos vaqueros y una simple camiseta sientan mejor cuando te pones calzado de tacón. Y qué decir de la altura ya que yo soy mas bien bajita.

Pues este verano, harta de sentirme como un patito con esas sandalias planas o plataformas que no dicen nada, me he atrevido y me he vuelto a tirar a la piscina. Me he comprado tacones. Parecidas a estas:




No sé cual es la diferencia entre hace un año y ahora. No se si mis pies han mejorado después de no probarme ni un solo calzado de tacón, si ha mejorado la calidad de los zapatos o si simplemente he tenido suerte al elegir el modelo. Solo se que estoy contentisima ya que no me han dolido los pies en todas estas semanas y eso que me los pongo prácticamente a diario y durante más de 8 horas al día.

¡¡Hoy vuelvo a sentirme mujer!! 

2 comentarios:

  1. suertuda! yo los abandoné hace años y no me atrevo a ponérmelos , creo que perdí la memoria plantal (?) jaja bueno creo que me entendiste...te tengo en mi blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Salomé!! Si que he tenido suerte si, espero que me dure.
      Gracias por abrirme las puertas de tu blog.

      Un beso!

      Eliminar